Bodega Chañarmuyo
Bodega Chañarmuyo
UN LUGAR LLAMADO CHAÑARMUYO… Excelente aterrizaje, mediodía de fuerte zonda en el aeropuerto de Chilecito. Con el piloto, mi entrañable amigo Gustavo Papini todavía teníamos 85 kilómetros, por tierra. Allá arriba, el par de cóndores que acompañaron nuestro vuelo se veían majestuosos con sus alas desplegadas. Saliendo del aeropuerto, el policía del control dijo no conocer nuestro destino: ¡Chañarmuyo! Al llegar, sorprendido, me encontré con un paisaje de una belleza salvaje, silencioso y repleto de piedras. Campo virgen, sin experiencia vitícola, zona no tradicional de La Rioja considerada muy fría para vinos. Internándome en el campo, recorriendo senderos como podía, resaltaba en un cerro una cruz blanca que dominaba el valle, punto culminante de peregrinación del pueblo.

Más sobre nosotros